2021. Siete veces hacia abajo, ocho veces hacia arriba.

30 de diciembre de 2020. A falta de dos días para decirle adiós no hace falta insistir en lo difícil que ha sido este año para todos, sino que más bien deberíamos encontrar motivos para sobreponernos y comenzar 2021 con energía e ilusiones renovadas. 

Porque la ilusión es nuestra fuerza más poderosa y dado que 2020 nos ha dejado más sueños, más deseos, más metas y más proyectos incumplidos que nunca, queremos compartir con vosotros el secreto del Daruma japonés, un ancestral personaje capaz de ayudarte a perseguir tus metas y hacer que tus deseos se cumplan.

2021. Siete veces hacia abajo, ocho veces hacia arriba. - Torsesa
Bodhidharma, fundador japonés de la cultura Zen.

¿Pero qué es un Daruma?

Los Daruma originales son muñequitos redondos, sin brazos ni piernas, que representan al fundador japonés de la cultura Zen, Bodhidharma. Dice la leyenda que el maestro Bodhidharma perdió los brazos y las piernas de estar tantos años escondido en una cueva meditando y sin utilizarlos. Suelen huecos y tienen un peso en la parte inferior para que siempre vuelvan a una posición vertical cuando se inclinan. Esta característica simboliza la capacidad de tener éxito, superar la adversidad y recuperarse de la desgracia. En la cultura popular japonesa en tarjetas, carteles y libros, Daruma se ilustra a menudo junto con la frase “Nanakorobi Yaoki” (七 転 八 起), traducida como “siete veces hacia abajo, ocho veces hacia arriba”. Justo lo que necesitamos al finalizar este 2020.

2021. Siete veces hacia abajo, ocho veces hacia arriba. - Torsesa

Los darumas se utilizan para pedir deseos y son, en esencia, un recordatorio diario para perseguir metas y tareas. Representan el optimismo, la persistencia y la determinación. Los ojos de Daruma están en blanco cuando se recibe, redondos y simétricos de gran tamaño, como un medio para realizar un seguimiento de los objetivos o tareas importantes y motivarnos para perseguir nuestros deseos hasta el final. Para usarlos, el dueño del muñeco le pintará un ojo al pedirle su deseo prometiéndole que le devolveremos la vista completa si nos ayuda a conseguirlo.

Dejaremos el Daruma en un lugar bien visible y de esta forma, cada vez que veamos al tuerto Daruma, recordaremos nuestro deseo y también las acciones, tareas o conductas que nos permitirán alcanzarlo.

Y una vez que se haya cumplido nuestro deseo, le pintaremos el otro ojo como forma de agradecimiento.

El nombre Daruma es la variante japonesa del nombre sánscrito “Dharma”, que en el budismo e hinduismo constituye cualquier comportamiento o acción que permita al individuo alcanzar la felicidad y satisfacción en su vida. Por otro lado, el Dharma es toda conducta que permita al individuo estar cerca de Dios, de ahí que esta práctica de pintar los ojos del Daruma se relaciones con la idea de la iluminación, el logro ideal del budismo.

Nosotros hacemos realidad nuestros sueños.

Lo que nos enseña la tradición del Daruma es que somos cada uno de nosotros con nuestros actos los que hacemos posible que nuestros sueños se cumplan. Por eso, al año 2021 solo le pedimos que nos permita esforzarnos cada día y que el recuerdo de 2020 nos sirva de estímulo. Porque por muchas veces que caigamos, volveremos a levantarnos. Como dice Daruma,  “siete veces hacia abajo, ocho veces hacia arriba”.

2021. Siete veces hacia abajo, ocho veces hacia arriba. - Torsesa
Haz clic en la imagen para descargar e imprimir

Si quieres probarlo, aquí te dejamos nuestro daruma para 2021. Solo tienes que imprimirlo, ponerlo en un lugar donde puedas verlo cada día, pintarle un ojo cuando pidas tu deseo, y no olvidarte de pintarle los dos cuando con su ayuda, tú consigas alcanzar tus propósitos.

Un saludo para todos y prospero 2021.